Uso de mascarillas: ¡ojo!, se generan más bacterias

uso de mascarillas y dientes

Uso de mascarillas: ¡ojo!, se generan más bacterias

Desde el comienzo del año 2020, el mundo se ha transformado en muchos sentidos, pues se han implementado precauciones a las que nos vimos obligados a someternos continuamente para prevenir el contagio con el coronavirus: las mascarillas, gafas de protección, pantallas faciales, entre otros. Estos se convirtieron en escudos contra la infección y, desde entonces, mucho se ha dicho acerca de la relación entre mascarillas y bacterias. Veamos entonces la información que existe al respecto, continúa leyendo.

¿Cuánto tiempo se aconseja usar una mascarilla?

Algunos estudios científicos se hicieron virales cuando demostraron que varios tipos de bacterias, habitantes comunes en las mascarillas usadas, crecían en cajas de Petri en el laboratorio. Es verdad que el aspecto de aquellos cultivos bacterianos es tan repudiable como el mismo coronavirus, pero, haciendo la respectiva desinfección o cambio de las mascarillas, evitamos complicaciones relacionadas con infecciones bucales o de la piel.

¿Qué podemos hacer para evitar exponernos a estos invisibles enemigos que nos aguardan desde nuestras propias mascarillas? En el siguiente listado, encontrarás algunos excelentes tips que harán de tu mascarilla una aliada, en lugar del enemigo oculto desde donde acecha una posible infección. ¡Toma nota!

1. Cuidado adecuado de las mascarillas.

Existen varios tipos de mascarillas, pero las más usadas son las de tela. Es recomendable lavarlas con agua caliente, y jabón o detergente. Luego, dejarla secar por completo antes de volverla a utilizar, y almacenarla en una bolsa limpia, preferiblemente nueva. Por otra parte, las mascarillas quirúrgicas desechables no deberías usarlas más allá de 4 horas.

2. Cómo llevar puesta la mascarilla adecuadamente

Como llevar puesta la mascarilla adecuadamente

Debes cambiarte la mascarilla cada vez que se ensucie o se humedezca, pues la humedad es un caldo de cultivo para las bacterias y altera la impermeabilidad de la mascarilla. Además, debes tener en cuenta que tienes que cubrirte siempre la nariz y la boca, así como evitar tocarla con las manos. De este modo, evitas contaminarla, pues, a menudo, tocamos superficies comunes que pueden estar infectadas con virus y bacterias.

También te va a interesar: Revisiones periódicas a nuestra clínica dental, necesarias en cualquier coyuntura

 

3. ¿Cuántas veces en el día podemos descansar del uso de la mascarilla?

Especialistas en el tema, como neumólogos e infectólogos, han dicho que, en cada hora, se puede descansar del uso de la mascarilla durante unos 5 a 10 minutos, pero cuidando de no exponerse al contagio en lugares cerrados. También se recomienda descansar entre media hora y una hora, después de haberlas usado por un periodo de 4 a 5 horas.

4. ¿Las mascarillas disminuyen el nivel de oxígeno que necesita el cuerpo humano?

Es falso. El oxígeno atraviesa fácilmente el material de las mascarillas, y no es posible asegurar que con una en óptimas condiciones podamos sentirnos asfixiados. Sin embargo, al hacer deporte, las necesidades de oxígeno aumentan y, por ello, deberías buscar un espacio abierto. Asimismo, contar con el distanciamiento social suficiente, donde puedas ejercitarte sin tener que usar la mascarilla.

5. ¿Las mascarillas siempre son una fuente de bacterias dañinas para nuestros pulmones?

También es falso. Al tener los cuidados adecuados con las mascarillas, pueden usarse de forma segura. Sin embargo, si las tocas con las manos contaminadas, o al comer, y luego hablar con la mascarilla puesta sin haber hecho previamente un adecuado lavado de dientes, las posibilidades de infectar la mascarilla aumentan.

En definitiva, las mascarillas son compatibles con una vida absolutamente normal y libre de infecciones por bacterias. Estar siempre pendientes del cuidado de tu salud dental y acostumbrarte a tener hábitos saludables, redundará en beneficios para tu familia y para ti. De momento, juntos podemos salir adelante de esta prueba que la naturaleza nos ha impuesto.

También te va a interesar: Qué hábitos tener para una buena conservación de mi dentadura