Técnicas de reendodoncia, nuevas fórmulas

Técnicas de reendodoncia

Técnicas de reendodoncia, nuevas fórmulas

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud tener un óptimo bienestar dental eleva la calidad de vida en las personas. Todos sabemos que nuestros dientes son importantes, pero en ocasiones nos descuidamos consumiendo muchos azucares, o descuidamos su higiene. Esto nos trae severas consecuencias. En algunos casos, debemos hacernos una endodoncia, pero si esta falla, es necesario optar por técnicas de reendodoncias para volver a gozar de una sonrisa radiante.

 

¿Cuándo es necesario realizar el tratamiento?

Cuando la caries invade un diente hasta llegar a su parte más profunda conocida como pulpa y destruye el esmalte, se requiere matar el nervio de la pieza con la intención de eliminar el dolor y salvar el diente por cuestiones estéticas. Esto es lo que se conoce como endodoncia.

Dentro de los síntomas que puedes presentar están el malestar ante el frío y el calor. El dolor, aunque puede ser esporádico, es de una gran intensidad y puede resultar insoportable Tanto es así, que las personas se ven impedidas a continuar realizando sus labores cotidianas.

Por otra parte, si no te extraes el diente corres el riesgo de una inminente necrosis, lo cual puede contaminar tu sangre. Esto ocasiona la aparición de enfermedades más graves. Cuando se practica una endodoncia se vacía y limpian los conductos dentales de restos de comida, bacterias y tejido necrótico.

 

¿Qué pasa si la endodoncia falla?

En algunas ocasiones, a pesar de la limpieza profunda realizada, las bacterias vuelven a florecer dentro de la cavidad dental, o el nervio comienza un nuevo proceso de necrosis. Bajo estas circunstancias es necesario repetir el proceso. ¿Qué debe hacerse?

  • Nuevamente hay que limpiar y rellenar los conductos radiculares.
  • El empaste puesto en la primera endodoncia debe reemplazarse ante la posibilidad de que esté comprometido.
  • Para realizar la operación la persona es puesta bajo anestesia. A continuación, se realiza una cavidad en la zona afectada y se remueve por completo todo el material de la primera intervención. Luego, se riega y se limpia el conducto para rellenarlo con nuevo material. Se coloca primero un empaste provisional y se concluye con un empaste definitivo.
  • Las radiografías intraorales son completamente necesarias para asegurar que se ha llegado a la profundidad requerida y para la correcta limpieza y empaste.
  • Dependiendo del estado de la pieza dental y el umbral de dolor que el paciente sea capaz de soportar, pueden ser necesarias más de dos sesiones para garantizar el éxito de la intervención.
  • En caso dado de que la reendodoncia falle una vez más, la última alternativa es la extracción completa de la pieza dental. Después, esta puede ser sustituida con un puente, una prótesis o un implante del material más adecuado de acuerdo a la condición bucal del paciente y sus gustos personales.
  • Es de suma importancia que el tratamiento por completo sea realizado por un profesional capacitado que cumpla con todos los requisitos que se exigen en una institución médica. Esto con la finalidad de evitar complicaciones a futuro.

Este tratamiento se hace con el objetivo de salvar tus dientes de una extracción total, no solo por motivos estéticos, sino también por tu salud física y emocional.

 

Si el dolor perdura, la zona tratada sufre de inflamación o se tiene problemas al masticar después de hacerte una endodoncia, es probable que requieras un nuevo tratamiento.

Siempre es mejor optar por preservar el diente y hacer todo lo posible para conseguir tal meta, salvo que el profesional de la salud indique lo contrario. La finalidad de todo procedimiento dental es tratar de salvar aquello que todavía está vivo.

 

También te va a interesar: Salud en tus dientes y obesidad, ¿compatibles?