Qué debemos hacer para tener un buen color en nuestros dientes

Buen color en la dentadura

Qué debemos hacer para tener un buen color en nuestros dientes

A medida que envejecemos, el esmalte (de color blanco azulado) que recubre la dentina (de color amarillento opaco) se desgasta y, por ello, el color natural de nuestros dientes puede cambiar hacia tonos cada vez más amarillentos.

Además, otros factores como la dieta o los hábitos dañinos pueden modificar su coloración, resultando en un aspecto más amarillento de lo deseable e incluso en manchas desagradables. Afortunadamente, existen muchas formas de conseguir un buen color de dientes, y aquí te las contamos.

 

Consejos para tener una dentadura de color sano y agradable

 

Existen varios hábitos y tratamientos que debes considerar para lograr una sonrisa de aspecto saludable:

 

1. Usa cepillo de dientes, hilo dental y enjuague bucal, el trío infalible: La salud de tu dentadura requiere que le dediques un poco de tiempo diario a su limpieza. Es recomendable que uses el hilo dental al menos una vez al día para remover la placa bacteriana de las regiones más estrechas entre los dientes.

Además, para remover los residuos después de cada comida, haz uso de un cepillo de dientes (preferentemente, suave y con, al menos, cinco mil cerdas) con una pequeña cantidad de dentífrico. Cepilla suavemente tu dentadura a través de movimientos circulares durante, al menos, dos minutos, prestando la misma atención a todos los dientes.

El enjuague bucal es el último paso de la limpieza dental. Aparte de terminar de eliminar las bacterias bucales, también te dejará un aliento fresco.

 

2. Cuida la limpieza de tu lengua: La lengua es el lugar preferido de las bacterias y, por lo tanto, su mala higiene puede contribuir a la formación de placa bacteriana en tu boca, incluyendo tus dientes. Para su limpieza, puedes optar por un limpiador lingual de plástico.

 

3. Bebe abundante agua diariamente: Además de ayudar a remover restos de comida entre los dientes, el agua potable ayuda a prevenir las caries al diluir los ácidos de origen bacteriano que pueden degradar el esmalte. El agua suministra a tus dientes el mineral fluoruro, fortaleciendo su esmalte e inhibiendo su desgaste.

 

4. Cuida tu dieta y evita fumar: Lo que comes es importante para tu cuerpo, incluidos tus dientes. Busca llevar una dieta saludable y equilibrada, limitando tu ingesta de refrescos, alcohol, té y café, sustancias cuyos azúcares y colorantes afectan al equilibrio de la flora bacteriana, aumentando el riesgo de la formación de sarro y caries.

Asimismo, los cigarros y el tabaco contienen nicotina y alquitrán, que se asientan en la superficie de los dientes, generando manchas de color amarillo oscuro o marrón, por lo que debes evitarlos.

 

5. Asiste al dentista con regularidad y agenda limpiezas dentales periódicamente: Es muy importante que un profesional evalúe el estado de salud e higiene de tus dientes y determine a qué se debe su coloración, para así poder sugerirte las formas más efectivas para mantenerlos saludables y con buen aspecto. Una de ellas puede ser realizar limpiezas dentales periódicamente (preferentemente, cada 6 meses) para eliminar depósitos de placa bacteriana y sarro.

 

6. Hazte un blanqueamiento dental: Se trata de un procedimiento de odontología estética que elimina manchas dentales y aclara varios tonos la coloración de la dentadura mediante el uso de diversos agentes blanqueadores.

Este tratamiento es rápido, efectivo, indoloro y muy cómodo, y no representa un riesgo para la integridad del esmalte. Aunque existen diferentes procedimientos y técnicas para realizarlo, sus efectos son generalmente inmediatos.

Como has visto, existen diferentes formas de cuidar el color de nuestros dientes, muchas de ellas totalmente naturales. Todos queremos lucir una sonrisa radiante, pero recuerda que para lograr un buen aspecto, ¡tener una dentadura saludable es lo más importante!

 

También te va a interesar: Qué no debes comer después de un blanqueamiento dental