¿Por qué se genera la caries dental en los niños de manera tan frecuente?

caries dental en los niños

¿Por qué se genera la caries dental en los niños de manera tan frecuente?

¿Sabes qué son las caries? Es el peor enemigo de nuestros dientes. Les provocan una erosión que se inicia en el esmalte y se va profundizando, debido a la acción conjunta de los ácidos producidos por bacterias y restos alimenticios.

En los últimos años, la caries dental en los niños es una situación que se ha venido presentando con mayor frecuencia,. Puede que los cambios en los estilos de vida y los hábitos alimenticios estén influyendo en esto.

 

¿Cómo se forman las caries?

Los microorganismos que producen caries son principalmente bacterias de la clase del Streptococcus mutans, Lactobacillus, Prevotella y Actinomyces. Estos generan distintos ácidos sobre el sarro formado en el diente y provocan la desmineralización del esmalte. Posteriormente, pueden afectar la dentina y también el nervio de la pieza.

 

Causas frecuentes

Las caries se presentan de manera muy frecuente en niños debido a factores negativos que aceleran su desarrollo:

  1. Falta de higiene oral. Es el factor decisivo en la infección y presencia de caries. Desde la aparición del primer diente en nuestro hijo se requiere de rutinas de limpieza y es nuestra responsabilidad de padres cumplirlas y verificarla hasta los ocho años aproximadamente.
  2. Alto consumo de azúcar en la dieta del infante. Presentes principalmente en dulces, jugos industriales y refrescos. No es aconsejable su consumo entre comidas. También, los alimentos pegajosos como las galletas, frituras, bollería o yogur, contribuyen a ocasionar caries.
  3. Compartir objetos de uso común. El compartir cucharas y vasos puede favorecer la trasmisión de bacterias de adultos a niños. Los besos en la boca y soplar en sus comidas, también pueden afectar a los bebés.
  4. Comidas nocturnas. Estas generan la mayor cantidad de bacterias, pues es cuando la salivación disminuye en su totalidad, por lo que no es aconsejable la alimentación con biberón en las noches después de la aparición de los dientes.
  5. No se realizan visitas periódicas al odontopediatra. Debes recordar que el monitoreo y cuidado del niño son importantes desde su primer año de vida.
  6. No se efectúan las aplicaciones adecuadas de flúor. Esto tiene que ir acorde a la edad de tu pequeño. El fluor actúa directamente en los minerales del diente, dándole protección al esmalte y fortaleciéndolo.
  7. Factores genéticos. Un ejemplo de ello son  los llamados “defectos en el esmalte” (hipoplasias).Las superficies dentales se hacen más vulnerables a sufrir de caries.

La presencia de caries incluye dolor, dificultad para comer, inflamación y otros síntomas que causan un terrible malestar en nuestros hijos.

 

También te va a interesar: Salud en tus dientes y obesidad, ¿compatibles?

 

Los buenos hábitos y el dentista son tus amigos

A pesar de ser la enfermedad más común de los niños, se puede prevenir con la disciplina adecuada:

  • Cepillado dental tres veces al día con una pasta dentífrica con flúor. Realízalo con con movimientos circulares o de arriba hacia abajo. No olvides cepillarte antes de dormir.
  • En la limpieza bucal incluye la encía y la lengua.
  • La cantidad de productos azucarados debe limitarse.
  • El uso de hilo dental es aconsejable para eliminar restos de comida entre los dientes.
  • Acudir al dentista dos veces por año para dar seguimiento a la salud dental de tu niño. El le enseñará técnicas divertidas para hacer del cepillado un momento agradable.

Como recomendación, debes llevar al niño al dentista para que le aplique flúor en una edad temprana. Así, la visita al especialista será menos frecuente y se disminuye el estrés que pueda provocar esta en el pequeño.

Con acciones sencillas, pero diarias lograrás proteger la salud dental de tu hijo y las visitas al odontopediatra serán para sonreír.