Nuestra dentadura, cómo se llama y para qué sirve cada una de nuetras piezas

Dentadura

Nuestra dentadura, cómo se llama y para qué sirve cada una de nuetras piezas

«Como en un ejército, todos en sus puestos listos para la batalla», sería una buena manera de describir el trabajo de los dientes. Ellos realizan una función importante en tu alimentación, así que aquí te presentamos cada una según el nombre y la posición de los dientes.

 

División de tus dientes

Lo que debes saber antes de conocer el nombre de las piezas de la dentadura, es cómo está compuesta la mandíbula. Esta se compone de cuatro partes o arcadas: dos piezas superiores y dos piezas inferiores. Cada arcada contiene ocho dientes, completando en total unas 32 piezas dentales. Por eso en tus visitas periódicas al odontólogo este asignará un número a cada diente.

 

Piezas dentales y sus funciones

1.- Incisivos: cuatro piezas dentales forman este grupo en la parte inferior o baja de la boca, así como otros cuatro en la parte superior o de arriba. Son la puerta de la sonrisa ya que se trata de los dientes más visibles, los cuales suelen salir desde  la tierna edad de seis meses. Entre seis y ocho años le damos la acogida a incisivos permanentes. Su función es cortar los alimentos al contacto con ellos.

Algo relevante de estas piezas es que los cuatro dientes que forman la parte inferior suelen ser mucho más pequeños que los cuatro superiores.

2.- Caninos: otras cuatro piezas se suman a este grupo, divididas entre la parte de arriba y abajo de la boca. Conocidos también como colmillos, pues dividen los incisivos y los premolares  sobresaliendo un poco más que los demás. Su función es despedazar y partir los alimentos.

3.- Premolares: son 8 en total. Estos se ubican posteriores a los caninos. Se subdividen en primeros premolares (dos piezas abajo y dos piezas arriba) y segundos premolares (también dos piezas superiores y dos piezas inferiores).

Su función principal es triturar los alimentos ingeridos para que a su vez la digestión sea mucho más fácil. La forma de estos hace que su trabajo sea más sencillo, pues son ligeramente puntiagudos.

4.- Molares o muelas: 12 piezas componen este grupo, y muy parecidos a los premolares, estos se subdividen en primeros molares (dos arriba y dos abajo) y segundos molares (dos arriba y dos abajo) y terceros molares (dos inferiores y dos superiores).

En el caso de este último grupo, conocidos comúnmente como las muelas del juicio, no son visibles en algunas personas hasta la edad de 18 o 20 años aproximadamente. En algunos casos, los terceros molares no se desarrollan. Su función principal es ajustar el espacio de la boca, haciendo que nuestros dientes estén correctamente organizados.

Estas piezas apenas se utilizan y en la mayoría de los casos no ocasionan problemas dentales. Pero si no hay espacio suficiente para que salga o si su curvatura varía puede ocasionar daños a la mandíbula y afectar los dientes que están a su lado. Por lo tanto, es bueno darle el seguimiento apropiado cuando visites a tu dentista.

Los molares abarcan desde los premolares hasta el final de la dentadura. La superficie de las muelas es mayor que la del resto de los dientes, lo que aumenta su capacidad. Masticar adecuadamente los alimentos con el fin de hacer mucho más fácil el proceso digestivo es el trabajo de estas piezas. En otras palabras, los molares concluyen con el proceso de la ingesta de alimentos.

 

También te va a interesar: Salud en tus dientes y obesidad, ¿compatibles?

 

Como hemos visto hasta ahora, cada pieza dental hace un excelente trabajo, por lo que es necesario a cuidar de ellas. Es muy recomendable programar visitas periódicas al odontólogo para mantener en condiciones óptimas cada una de estas preciadas piezas y prevenir daños que acorten el tiempo de vida útil de los dientes.