¿Qué consecuencias pueden tener unos implantes de más o menos calidad?

Qué consecuencias pueden tener unos implantes de mas o menos calidad

¿Qué consecuencias pueden tener unos implantes de más o menos calidad?

Los implantes dentales son una gran solución para las personas que han perdido uno o varios dientes o que tienen alguno de ellos dañado, pues duran muchísimo tiempo y se ven como los naturales. Con todo, hay ciertos factores importantes a tener en cuenta a la hora de realizarse este proceso, ya que un mal tratamiento o unos implantes de baja calidad pueden ocasionar graves inconvenientes.

Implantes dentales: ¿cuál escoger?

Los precios de estas piezas dentales son diferentes según la clínica a la que te dirijas o el material del que están elaborados. Los implantes dentales de calidad provienen de una buena empresa, con materiales resistentes y acabados impecables. Algunas personas optan por opciones más económicas, pero esto les puede resultar muy costoso a mediano y largo plazo. La salud bucal es primordial, por eso lo mejor es acudir un profesional con tecnología avanzada.

Entre los materiales de los que están elaborados los implantes, encontramos el titanio y el circonio; ambos son muy resistentes, biocompatibles y favorecen la osteointegración. El titanio ayuda en el trabajo de masticación y su baja densidad lo hace muy ligero. El circonio aparece recientemente como alternativa para aquellas personas que son alérgicas al titanio y tiene resultados similares.

Consecuencias de los implantes de baja calidad

Las clínicas dentales que brindan ofertas muy económicas suelen tener implantólogos con poca experiencia y materiales deficientes. Debes tener mucho cuidado al momento de poner tu salud en manos de alguien más. Estas son algunas de las principales consecuencias que puedes enfrentar con implantes de baja calidad

1. La pieza puede romperse a los pocos años de ser implantada, esto le genera un sobre costo a las persona porque debe pagar una nueva implantación.

2. Pueden ocasionar infecciones óseas. En general, todo paciente que se somete a este procedimiento tiene riesgo de alguna infección en la zona del implante, por una mala higiene o el consumo de alcohol y tabaco. Sin embargo, una pieza de mala calidad tiene aun mayores riesgos de afectar al resto de los dientes y la boca en general.

3. Si los materiales no son adecuados y resistentes, es posible que exista un deterioro mayor del implante y dure menos tiempo que uno de alta calidad. La mayoría de implantes dentales tienen una duración aproximada de 25 años, pero si no es la pieza adecuada puede durar solo un par de años.

4. Si recurres a clínicas de bajo costo lo más probable es que los procedimientos no sean los adecuados. Esto puede acabar en afecciones como la sinusitis, que resulta de colocar el implante directamente, sin hacer una elevación del seno maxilar.

5. Puede tener dificultades en la osteointegración. Estas piezas deben integrarse con el resto de los tejidos de la boca, pero al ser de mala calidad, no son aceptadas por el hueso y no se fusionan correctamente, lo que resulta en un tratamiento mucho más extenso y costoso.

6. Los dientes son parte fundamental de la estética del rostro. Si utilizas implantes de mala calidad y que además fueron implantados con procesos dudosos, te pueden dar un mal aspecto y disminuir tu autoestima. A ello se le añade el estar cambiando constantemente de piezas, lo que aumenta los tiempos en los que puedes estar sin dientes.

La calidad no es un capricho. Es fundamental buscar lo mejor para la salud de tu boca, teniendo en cuenta que de por sí ya hay cierto porcentaje de riesgos en este procedimiento. Un tratamiento de calidad con un dentista en las Rozas puede ser sencillo y fácil, mientras que uno con un implante deficiente puede gastarte mucho tiempo, dinero y energía. Tomar estas decisiones tan importantes no se debe hacer a la ligera. Recuerda siempre cuidar muy bien la salud de tus dientes.