Las clínicas dentales y las medidas de prevención ante el coronavirus

Protocolos de prevención en clínica odontológica

Las clínicas dentales y las medidas de prevención ante el coronavirus

Seguramente te preguntarás cómo se lleva adelante la atención en relación a las clínicas dentales y el coronavirus.  Este es un tema que provoca preocupación entre los pacientes, sobre todo debido a la falta de información. Aquí te contamos lo que debes saber.

Prevención del contagio del COVID-19 en los servicios dentales

Primero, es importante que conozcas cuáles son las formas de transmisión del virus para así poder tomar las debidas precauciones:

Vía directa: contacto con mucosas (oral, nasal u ocular).

Vía indirecta: producción de «aerosoles» que contienen partículas de material bucal, así como gotas de saliva y sangre.

Ante el inminente riesgo de contagio, diversas asociaciones e instituciones públicas y privadas se han encargado de establecer protocolos a seguir por el personal médico y la población para disminuir las posibilidades de enfermar.

Estos protocolos se componen de una serie de recomendaciones que agrupamos en las siguientes categorías:

Medidas universales de protección

Lavado de manos: antes y después de atender a un paciente, de manera concienzuda, con agua y jabón.

Sana distancia: establecer entre personas una distancia mínima de 1.50 metros.

Equipo de Protección Individual  (EPI)

El EPI se refiere a aquellas prendas de uso sanitario que deberá portar el médico odontólogo como protección personal mientras se encuentre haciéndote trabajos dentales a ti y al resto de sus pacientes. Está integrado por mascarillas, guantes, gafas, batas, etc., como te contamos a continuación:

Mascarillas: también conocidas como barbijos quirúrgico. El médico deberá garantizarte que usa una mascarilla nueva cada vez que atiende a un paciente distinto. No obstante, deberá retirarse inmediatamente si ocurren salpicaduras. En caso de usar mascarillas FP3, estas tienen un tiempo de uso de 24 horas.

Guantes: se recomienda usar guantes de látex como es común en la práctica cotidiana del dentista. Nuevamente, deberán cambiarse por otro par nuevo con cada paciente que sea atendido o cada media hora.

Gafas: hasta el momento, según investigaciones realizadas, existe la posibilidad de contagio del virus por contacto ocular, ya sea de manera directa o indirecta. Por eso, cubrir los ojos con ellas protege al médico de este riesgo.

Batas:  sin duda, portar una bata confiere máxima protección pues cubre la ropa y aísla del exterior.

Procedimientos dentales

Campo estéril: se debe preparar en todos los procedimientos dentales, sin excepción alguna. Además, es muy conveniente retirar inmediatamente el instrumental del área de trabajo para evitar su contaminación con aerosoles.

Enjuague con colutorio: es necesario que antes de cualquier procedimiento al que te vayas a someter utilices este producto, que está elaborado con peróxido de hidrógeno al 1 % o povidona 0.2 %, ya que se ha descubierto que la clorhexidina no es eficaz ante el COVID-19.

Uso del dique de goma: reduce la concentración de aerosoles hasta en 70 %, por tanto, siempre que sea posible, recomendamos su uso para garantizar un aislamiento total.

Instrumental rotatorio con sistema anti-retorno: su uso evita la infección cruzada (entre pacientes); ya que si se usa uno que no tenga este sistema, se corre el riesgo de que absorba los desechos bucales.

Asepsia del instrumental clínico: como ya sabes, es imprescindible la limpieza, desinfección y/o esterilización del todo el instrumental y prótesis dental antes de su utilización. Esta asepsia debe realizarse preferentemente con alcohol (etílico o isopropílico) o glutaraldheído al 2 %.

Muestras clínicas: se deben desinfectar todas las impresiones hechas en el consultorio antes de enviarlas al laboratorio. Además, siempre deben ir selladas.

Finalmente, lo más importante es que acudas a un profesional que sea de tu absoluta confianza para sentirte seguro de que tomará los recaudos necesarios. Siguiendo los consejos mencionados, no correrás ningún riesgo en tu visita al dentista.

Finalmente, también te puede interesar el artículo: Haz caso a tu dentista y cuida tu boca