El bruxismo y sus consecuencias: tratamiento

El bruxismo y sus consecuencias

El bruxismo y sus consecuencias: tratamiento

Apretar y rechinar los dientes es una enfermedad bucal que presentan algunas personas, principalmente mientras duermen. Sin embargo, también puede presentarse durante las actividades diarias. Te damos a conocer más acerca del bruxismo y sus consecuencias, además de los tratamientos más efectivos para este.

Tipos de bruxismo

Esta patología suele dividirse en diurna y nocturna según la hora en que se presente. El bruxismo nocturno, que es una actividad involuntaria, está asociada a una disfunción central neuromotora. Mientras que el bruxismo diurno se relaciona con factores externos de tipo psicosocial e incluso a estímulos ambientales. Al final, ambos tipos producen síntomas similares.

Consecuencias del rechinamiento

Para que tengas una idea del impacto del bruxismo en los dientes debes saber que, para masticar, un adulto aplica una fuerza entre 15 y 35 kilogramos, mientras que un paciente bruxista puede aplicar de 250 a 350 kilogramos. ¡Una verdadera sobrecarga en los dientes y encías!

Dentro de las causas de esta patología se encuentran una mala alimentación, alineación inadecuada de los dientes, malas posturas, hábitos de sueño, ansiedad y estrés. Las principales consecuencias son:

  • Fracturas dentales. Al apretar y friccionar los dientes favorecemos que se rompan. Al principio pueden aparecer pequeñas fisuras, pero con el tiempo se fracturan a nivel de los bordes incisales, de las cúspides o de forma vertical.
  • Sensibilidad. El esmalte que sirve de protección al diente se va desgastando progresivamente y, al dejar a la dentina expuesta, se siente dolor al contacto con el calor y el frío. Lamentablemente, el daño continúa porque la dentina es más “suave” que el esmalte y la sensibilidad se agudiza.
  • Afectaciones en la zona cervical y la espalda. Hacer tanta fuerza muscular daña las cervicales y produce dolor de espalda por la tensión que se genera al apretar los dientes todas las noches.
  • Insomnio. La calidad del sueño se altera notablemente y esto genera cansancio crónico.
  • Dolores continuos. En ocasiones se producen problemas en el desarrollo de los dientes, los huesos y los músculos de la cara provocando también dolor de encías, dolores de cabeza, de oídos, cuello o molestias al abrir la boca en el habla o la masticación.

¿Cómo se trata el bruxismo?

Existen diferentes formas de tratar esta enfermedad dependiendo del diagnóstico. Es fundamental saber tratar la patología para poder mejorar la calidad de vida del paciente y evitar problemas mayores. Estos son los tratamientos más populares:

  • Fármacos antiinflamatorios. Una alternativa muy conservadora es el uso de analgésicos o antiinflamatorios. Disminuyen las molestias y ayudan a desinflamar.
  • Férula de descarga. Es un dispositivo que tiene como fin reposicionar los cóndilos (la protuberancia redondeada que se encuentra en el extremo de un hueso y “embona” con el otro), a su posición de relación céntrica. Al mismo tiempo, relaja los músculos progresivamente y protege a los dientes del desgaste generado.
  • Consultar a un fisioterapeuta. Con ellos se puede trabajar en procedimientos terapéuticos para recuperar y proteger a las estructuras móviles.

La mecanoterapia, cinesioterapia, masoterapia y electroterapia, disciplinas de la fisioterapia para tratar lesiones, son también muy útiles para reducir los efectos del bruxismo.

  • Medidas posturales y dietéticas. La postura correcta y hábitos de alimentación sanos también son medidas que favorecen el tratamiento del bruxismo. Ejercitarse es una buena medida adicional.
  • Reducir los estimulantes. Disminuye los excitantes del sistema nervioso como el café, el té, las bebidas carbonatadas o las energéticas.
  • Reconstrucción dental. A través de técnicas adhesivas de vanguardia, se pueden colocar carillas dentales en los incisivos e incrustaciones en los molares para reconstruir las partes perdidas.

Sin embargo, para realmente tratar el bruxismo es vital consultar a los especialistas. Cada caso es especial y tu dentista te brindará un tratamiento especializado para que el rechinar de dientes ¡sea cosa del pasado!

También te va a interesar: Cómo poder evitar el bruxismo y cómo solucionarlo