Blanqueamiento dental, qué hacer para mantenerlo en el tiempo

Blanqueamiento dental, qué hacer para mantenerlo en el tiempo

A todas las personas nos gusta tener una linda sonrisa con dientes sanos, fuertes y blancos. Desgraciadamente, muchas veces esto no es posible por diversos factores, sin importar el motivo por el cual no podamos presumir de una sonrisa sumamente blanca y brillante, esto tiene una solución. La cual es un mantenimiento del blanqueamiento dental.

Consejos para conservar los resultados del tratamiento:

1. Si la persona en cuestión tiene el hábito de fumar es necesario que limite su consumo de la sustancia a lo mínimo y, en caso de ser posible, se abstenga de manera permanente de su uso.

2. Dar mantenimiento periódico. Contrario a lo que se pueda pensar, este mantenimiento no es de manera regular, sino que se aconseja volver a aplicar un blanqueamiento dental cada cinco años después de efectuado el primer procedimiento.

3. Dar importancia a la higiene diaria. Es necesario cepillarse los dientes tres veces al día, después de cada comida. Igualmente se aconseja como complemento al cepillado el uso del hilo dental una vez al día. El uso del enjuague bucal no es completamente necesario y depende de los hábitos de cada persona.

4. Cuidar la alimentación. Reducir la ingesta de vino tinto, tés, café, frutos rojos y salsas, puesto que comer todos estos alimentos constribuye al desgaste del esmalte dental.

5. Acudir a una limpieza profesional con el dentista. Esto no es propiamente un mantenimiento del blanqueamiento dental, sino una consulta anual con tu dentista de cabecera para que efectúe una limpieza profunda en tus dientes. No basta con la higiene dental cotidiana, ya que que ni el cepillo, ni el hilo dental o el enjuague bucal pueden llegar a todas las zonas que sí puede alcanzar una limpieza realizada por un profesional.

Diversos factores tales como la edad, los hábitos alimenticios, los hábitos de fumador o razones médicas, ya sean las manchas como consecuencia de la tetraciclina, calcificaciones pulpares o dentinogénesis imperfecta, provocan que tus dientes no luzcan blancos y radiantes.

También te va a interesar: La importancia de una estética dental.

El blanqueamiento dental puede llevarse acabo en una clínica médica especializada, en la casa del paciente bajo un tratamiento médico o puede ser también una combinación de ambas cosas. La persona que se someta a él, dependiendo de sus propias características, nivel de salud, estilo de vida y tratamiento aplicado, puede ver resultados a corto o mediano plazo, pues el tono de sus dientes se aclara uno o varios tonos por debajo del actual.

No obstante, el blanqueamiento dental no es una solución rápida, eterna ni mágica para el problema del color de nuestros dientes, es una solución efectiva pero temporal.

Como te puedes dar cuenta, tener una dentadura reluciente no es cuestión de suerte o azar, sino de seguir habitualmente una serie de pasos para que nuestra dentadura luzca todos los días un aspecto sano. Además, contar con una linda sonrisa no es únicamente una cuestión de índole estética, sino que es una preocupación por nuestra salud bucal, tan importante como cualquier otro ámbito de nuestro bienestar general como personas.

Si hemos decidido, acertadamente, optar por un tratamiento como este, es muy importante que le demos la continuidad y el cuidado que necesita, para poder ver sus efectos a largo plazo y siempre poder mostrar nuestros dientes con orgullo y confianza.

Se dice que la sonrisa y el estado de los dientes dice mucho sobre una persona, ¿qué es lo que quieres que tu sonrisa diga sobre ti? Y, sobre todo, ¿cómo vas a lograr que esos efectos sean duraderos después de la inversión que has hecho?